. Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 14 de junio de 2010

Detesto la lluvia!

Hoy es un dia de lluvia total............. un verdadero sábado de "M", de esos que parecen domingos..... para mi los domingos siempre fueron depresivos, en general porque es el último día del finde y encima despues viene el lunes que tiene menos onda que cualquier otro dia de la semana ( en algún otro momento postearé categoría de los dias ... hoy no .... me deprime).
Los sábados deben ser diferentes , no debería estar permitido que llueva, menos en invierno ...... cuando llueve en sábado , es como hoy, parece que el tiempo se detiene , trascurre en cámara lenta y en ese estado de letargo que produce la maldita lluvia, entra la semilla de la depresión meteorológica y empieza a germinar..............
Por mas que hollywood y la literatura le hayan querido dar a la lluvia un cariz romántico, tipo : me pongo las botas y salgo a chapotear.... me gusta que la lluvia me pegue en la cara........ bailando bajo la lluvia ........ las tardes de invierno con lluvia tienen esa romántica y lánguida melancolía que me inspira........... , NO! lamentablemente a mi no me cuadra ni a la fuerza .
Otra de la vida diaria : Que lindo cuando llueve y tenés techo de chapa ....... el ruido de la lluvia sobre la chapa.... He tenido un pequeño patio con techo de chapa plástica y .......... no se escuchaba ni la tele cuando llovia, teniamos que hablar a los gritos en en su defecto a traves de señas.
Baldosa suelta que anda por allí ........ es solo mía y mía y mía...
Paraguas atacado por viento huracanado que se da vuelta y al que solo le quedan los rayos saca ojos ......... mi gran especialidad.
Detesto la lluvia : porque me moja, porque me ensucia la ropa, no me permite salir con comodidad ( los malavares con paraguas no son lo mío) y por que me despierta la depresión. Por mas onda que le ponga me agúa el ánimo
Entro en ese estado sin motivo real , sólo motivo lluvioso, no es mas que la perra lluvia........ se ve que me oxida y corroe de tal manera que me quita el ánimo, me arranca el optimismo y hace pensar en las cosas que no tengo, en las que perdí y en las que quiero tener y aún no encontré la vuelta para obtener, y en esos momentos la depresión quiere cambiar su vestido y ponerse el de la frustración..................
Obviamente al otro día sale el sol y me olvido de todo hasta la proxima lluvia!
PD: Este post , lo escribí el sábado ........ hoy llueve de nuevo......... Menú del día : Depresión meteorológica. Definitivamente cuando llueve lo que ocurre no es lo que conviene .... Puede fallar!

8 comentarios:

Marcelo Cafferata dijo...

Somos dos!
La lluvia definitivamente está vinculada a mirarla detras de los cristales románticamente abrazando al amor de su vida, con los leños ardiendo y las chispillas chisporroteando y avivando la pasion.

Odio que la lluvia me encuentre aburrido, sin poder hacer nada, con los pibes saltandome en la cabeza harrrrrrrtos del encierro. La casa toda pringosa. Una depresion que golpea a la puerta desde hace horas y ya no se commmmmmo hacer para zafar.
Lejos, bien lejos de los leños y la imagen ensoñadora.
Hollywood que me hiciste tanto mal!
La lluvia es HORRIBLE !!!!!!!!!!!

casi adulta... dijo...

amo que la lluvia me encuentre de guardia en una policlínica...porque a la gente se le van esas ganas locas que tiene siempre de ir al médico y puedo descansar un ratito! y cuánto más llueve, mejorrrr
todo depende del cristal con que se mire

Amanda dijo...

Hollywood ama la lluvia porque fotografía muy bien. Para todo el resto de los propósitos (excepto dormir una siesta y que no venga nadie a molestarte) es un asco.
Besos

nadasepierde dijo...

Siempre que llovió, paró. Por suerte!!!
a mi tampoco me gusta la lluvia, para nada, me parece un incordio total, y tampoco le veo lo romántico ni lo agradable, aunque sé que es vital para la vida. Pero si estoy comodamente instalada en mi casa, sin perspectivas de salir, ya no me molesta.
Hace poco me di cuenta que el clima es algo que no queda registrado en la vida de uno, a no ser que el granizo te haya destruido el auto, el techo o una cosecha de la que vivis, pero no tengo un solo recuerdo en mi vida que esté asociado al tiempo, lo bueno, lo malo, lo lindo o lo feo, no tiene clima, es el hecho en si, lluvia o sol, eso no cuenta.
un beso

Milenius dijo...

A mí me gusta la lluvia. Obvio, no la tormenta espantosa que inunda las calles y que hace que no sepa si el auto es auto o bote. Pero una buena lluvia, mojarme la cabeza (en verano), y llegar con frío en invierno, y tener unas buenas pantuflas cerca es lo más lindo que hay.

Verónica Molina dijo...

Bueno, la lluvia... a mí en general no me deprime, más bien me pone melancólica. Me resulta genial para leer, escuchar música tranquila y esas cosas, pero, como soy una peatona irredimible, movilizarme por la ciudad en días de lluvia para ir y venir del trabajo se me complica enormemente, y más todavía si después tengo que ir de acá para allá con mi hija de 5 años... no, definitivamente no es cómodo el asunto.

Pero en el fin de semana, la lluvia -compartida- sugiere muchos momentos de linda intimidad...

Besos gigantes, Vesper.

PD: Vi tu post nuevo recién hoy, que es un día hermoso de sol en el que, seguramente, ya te habrás sacudido los pensamientos tristes de estos días de mal tiempo.

vesperLind dijo...

Gente como dice Veronica, hoy salió el sol ya se me fue la humedad que me hacia corto circuito!
De todas maneras estuvo muy bueno el compartir que piensa cada uno del tema meteorologico y ademas ver que no estoy sola en el detestamiento.

Milenius........ sos una romántica! me encanto lo de la pantufla

nadasepierde: A mi tampoco me queda registrado el tiempo, no me gusta por nada en especial , sólo que los dias lluviosos son tristes y me contagio

Juan Manuel Bulacio dijo...

En la ciudad la lluvia complica y mucho. En el campo suele ser una bendición. Como buen fenómeno natural que es, se aprecia mejor en lo silvestre y simple. Tal vez deberíamos buscar más dosis de ello en nuestra complejidad diaria. Aunque no resulte fácil, nos equilibra un poco y nos permite conectarnos más con nosotros mismos, no?