. Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 19 de agosto de 2010

La queja, aleja

Que mal vicio nos pega a todos de quejarnos, es muy común levantarse y quejarse porque hay que ir a trabajar, viajar en bondi lleno, porque además hay días en que encima llueve , o hace frío o mucho calor ......."siempre hay un momento ideal para quejar......." ( el original de la frase es "para brindar" y va con una musiquita )
Es algo constante que se escucha todo el día, a veces es mi propia voz la que se queja, incluso estando sola , no necesito compañía para practicar la queja o la protesta ... cuando me doy cuenta de lo que estoy haciendo me enojo porque no quiero quejarme... pero en realidad empecé a quejarme porque me enojé con algo y bué! la humanidad traiciona a la razón.
Hasta en internet se encuentran paginas y paginas de quejas, frases de quejas, maneras de quejarse , historias de queja.
En la vida diaria quien no se tropieza con una queja?, en la parada del colectivo, en las oficinas públicas en la verdulería y en la mar en coche , la queja invade el espacio....por que nos quejamos tanto y de todo?
No tiene sentido el quejarse, cuando la queja lo único que hace es ponernos negativos y malhumorados , lo raro es que mientras uno se queja cree que se siente aliviado , pero el círculo no se termina nunca, una queja trae a una amiga ( otra queja) .
Hoy me preguntaba como sería la vida sin quejas ? exitiría vida sin quejas?.... encontré un video que habla de un compromiso de 21 días para dejar de quejarse, dice que el cuerpo necesita 21 días para adquirir un hábito y por tanto se proponen 21 días para adquirir el nuevo hábito de no quejarse, cada vez que se hace una queja deberá cambiarse por un agradecimiento, así por 21 días , al quejarse la cuenta vuelve a cero y se comienza otra vez el esfuerzo por abandonar la queja .......
Aca está la dirección para verlo, es muy interesante

5 comentarios:

Marcelo Cafferata dijo...

Abandonar la queja, Vesper?
Y entonces con que catzo me entretengo, mi amorrrrr?

Tengo que ir a una granjita tipo desintoxicacion para evitar la queja. No puedo, es mas fuerte que yo, soy como un quejoso serial.

Ahora, eso si, si hacen tipo grupo de autoayuda los lectores del blog para salir del camino sin retorno de la queja permanente, me adhiero.

Bueno, seguro que alguna que otra quejita me mando cada tanto, es como la sal de la vida que le dicen....

Vir dijo...

uyy es tan difícil, a veces creo que es casi casi un deporte nacional
la tenemos instalada y es flor de okupa intelectual

Verónica Molina dijo...

Me gustó mucho el link (es un poco lento, lo único, pero no quiero quejarme de eso tampoco, jaaa!).

Creo que la queja nos pone a menudo en un plano de superioridad "ficticio", como si por poder quejarnos de algo fuésemos mejores que aquello de lo que nos quejamos.

Y entonces pudiera suceder que simplemente nos quejemos (o critiquemos, o exijamos al cielo), para no mirar "la viga en el ojo propio", no? ;)

Besos gigantes.

Milenius dijo...

A mí me pudre la queja. No es que no me queje, no señora, pero cuando me escucho quejarme demasiado me harto de mí misma y me enrosco, hiberno, trato de hacer algo para cambiar algo.
Detesto las quejas por el clima: en invierno hace frío, en verano hace mucho calor. Vivir en primavera es imposible, por lo tanto, tratá de pasarla bien. No es que nunca diga "qué frío", pero la verdad, trato de no instalarme en eso.
O el precio del zapallito, por ejemplo, para tomar un caso de estos días. No morís por no comer zapallitos. ¿Están casi veinte mangos el kilo? No los compres. Estoy 100% segura de que la mayoría de los que se quejaron tanto en estos días por eso comen zapallitos una vez al año. La queja te arruina la vida.
O sea: me quejo de los que se quejan todo el tiempo de todo. Ironías de la vida...

Besos.

Juan Manuel Bulacio dijo...

La queja nos justifica ante nuestras debilidades y fracasos. Y es tan maliciosamente atractiva que a veces la preferimos antes que estar bien! Increíble comportamiento humano. Vamos por la intención entonces de no hacerlo!