. Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Jugarse a todo o nada

Es una situación planteada mil veces, en los libros , las novelas, las películas y como dicen las abuelas …. En la vida misma. Hay momentos en que las circunstancias nos ponen frente a la decisión de jugarse a todo o nada, es demasiado terminante, demasiado arriesgado; todo significa eso: llevarse todo , lograrlo todo, ganar entero, estar con el trofeo en la mano, la puerta la éxito o a la satisfacción total de aquel anhelo planteado, un principio prometedor, un final deseado…. Nada significa el fracaso total , el vacío, el seguir igual en el mejor de los casos , haber perdido una oportunidad única, el ser amado, el coraje, el trabajo de los sueños, la casa ideal, la libertad….. Las dos dramáticas y opuestas caras de la moneda supeditadas a la decisión que uno debe tomar, una decisión que lleva quizás días , pero que se ejecuta en minutos, en pocas palabras, en una sola acción que cambiará nuestra vida por un período o quizás para siempre…..

9 comentarios:

nadasepierde dijo...

Yo prefiero jugarme a todo. Creo que no soportaría después convivir con el "que hubiera pasado si me hubiera animado?".
Lo intenté, me jugué, gané o perdí, pero sabiendo que hice lo que creí que era lo mejor y lo que tenía que hacer.
un beso

Virginia Prieto dijo...

lo ideal es jugar a ganador pero no siempre se gana...
y si se pierde, bueno...al menos le hice la lucha.
jugarse siempre
esa es la cuestión
y si se sufre...asumirlo y darse cuenta que uno por lo menos lo intentó

beso

lady baires dijo...

Qué buen tema elegiste!
Soy del bando de las que se juegan a full! No mido demasiado las consecuencias. Y me refiero a situaciones de bastante importancia.

de lo contrario, me quedo con la duda y no me va.

Prefiero la acción antes que la inacción.

besosss, Vesper!

Marcelo Cafferata dijo...

Uf! Que temón!
Ultimamente me jugué varias veces por lo que creia que era lo correcto, lo mejor para mi y lo mejor para los que quiero.
El tiempo va determinando, alternativamente, si fue una ganancia o un rotundo fracaso.
Creo que las apuestas son de un minuto, un segundo, un cambio drástico en un momento puntual pero sus implicancias y sus vericuetos los decide el tiempo.

Asi que tengo todo el tiempo a mi favor, para que todo lo que hoy veo como decisiones desacertadas vayan brindando sus frutos: siempre los hay. Y como se que las tome con el corazon (que casi nunca falla!) me quedo completamente tranquilo. Aun en la derrota.

Besos Vesper, te viniste profundisima esta semana!

vesperLind dijo...

Ana: Por supuesto que lo mejor en estos casos es quedar maltrecho o no , pero con la sesación de haber sido autentico! beso grande!

Vir: El tema de la propuesta es que la decisión es tan extrema que a veces casi casi como que no hay un despues de haberla tomado ! Pero como le digo a Ana, soy partidaria de la cosa extrema , y por las dudas preparo la escoba y la pala por si tengo que juntar lo que quedó....
Besos!

Lady: Que piola lo tuyo cuando decis que no medis tanto las consecuencias eso, si está bien dosificado es bueno porque te da mas chance a tirarte a la pileta ... a veces uno quiere controlar todo y se queda midiando las consecuencias mientras el mundo sigue girando tanto que a veces ya ni hay que decidir porque el momento pasó a la historia.
Cariños!

Marce: Me gusta lo de "las tomé con el corazón , que nunca falla" , ves, en cambio yo soy mas de tomar las decisiones con la cabeza y hasta he resignado el corazón porque la cuenta no me cerraba, estoy mas complicada ya que el perfeccionismo a veces me lleva a situaciones en donde debo elegir razón/corazón , Que dificil!


Por los comentarios estamos todos del mismo lado , eso si cada uno tiene su propia formula personal y pareciera que a todos les da resultado que finalmente es lo mas importante !!

Verónica Molina dijo...

Ay... qué difícil, Vesper! Además de que es jodddiddo el tema del post... todos los que comentaron acá son de armas tomar!!! Me dejaron muda!!! (Bueno, nooo, muda no, todavía doy pelea y digo alguito más). El asunto es, para mí, llegar a estar segura de que la situación es realmente a todo o nada, de que en la jugada empeñamos la sesera y el cuore y que aún perdiéndolos el asunto vale la pena. Ok, no me peguen, soy Giordano, yo digo todo esto porque a mí en general me lleva muchísimo tiempo (y energía) contestarme esta pregunta: ¿es ésta realmente una experiencia que hay que atravesar así, a morir o matar, con tanto que ganar y que perder al mismo tiempo? Y siempre espero que la respuesta afirmativa sea excepcional, porque a mí me gusta poder pensar un poco las cosas, madurarlas, compartir un momento de ida y vuelta en el que pueda haber una alternativa inesperada... esos giros de 180 grados que me he mandado a veces (claro que lo he hecho!) sucedieron porque estuve entre la espada y... un tanque de guerra, ponele, jaaa! Y me dejaron agotada. Entonces ahora, habiendo cumplido la cuarentena, prefiero graduar un poco el elemento trágico. Sepan comprender, tengo la sensación -¿pasajera, tal vez?- de que está bueno colgar el traje de Chica Almodóvar por un rato. Rato largo, digamos.

Ahora, si la situación es alarmante, urgente, decisiva, entonces ahí sí... "the full monty".

Besos.

Lola dijo...

Creo que varias veces te he comentado lo mismo : lo que ocurre es lo que conviene.
Por eso hoy voy a agregar algo más: las peores desiciones son las que no se toman.

Juan Manuel Bulacio dijo...

Pocas veces la vida se juega a todo o nada. Jugarse, tomar decisiones, casi nunca nos lo exige, por otro lado. La prudencia es el necesario complemento de la valentía. Es lo que acerca emociones y razón.
Pero esos momentos que describe Vesper, existen y casi siempre su carga dramática disminuye podo después de dar el paso.
Por ejemplo, el frío de la pileta (o no les pasó?) cesa en pocos segundos. La decisión final de tirarse es sólo un instante, aunque la cavilación puede ser casi eterna...

vesperLind dijo...

Verito: Yo creo que a todos nos gustaría poder pensar las cosas con tiempo para poder decidir, el tema es que acá yo doy ese tiempo , el problema es que es lo mismo ya que la gancia o la perdida son tan grandes que pensandolo todo el tiempo dle mundo quizas no alcancé para tomar una decision perfecta ........ esa es la trampa de la encrucijada .
Besos mil!

Lola: Es verdad que esas son las peores decisiones, pero tambien a veces nos equivocamos por el apuro de no decidir y las consecuencias no son las mejores, pero desde ya que es mas que valido lo tuyo . Besos!

Juan Manuel! que bueno estuvo lo del frío d ela pileta .............maravilloso ., Beso grande!