. Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 28 de junio de 2012

Un amor perfecto

Que queremos todos? un amor perfecto, un amor que nos sane y nos contenga , que nos haga vivir en un bienestar permanente , al que no tengamos que cuidar porque siempre estará allí para nosotros , encontrarlo un dia y no perderlo nunca mas .

Cuanta pretensión no? querer tener un amor perfecto , ese que nos ofrezca todo aquello que soñamos en donde no haya diferencias , ni malos entendidos , ni celos , ni angustias y ni hablar de decepciones!!!

Que costumbre mas humana esa de querer cosas perfectas cuando en el fondo cualquiera sabe que no hay perfeccion , en todo lo que participe un humano hay un amplio margen de error ,  de imprevisibilidad y de cambio.
Por que el capricho de querer que el otro se entregue entero cuando uno no esta del todo dispuesto  a perderse , por que no aceptar lo que el otro da  sin reclamar mas y alegrarnos de que nos acepten en los mismo terminos? de hecho uno da lo que tiene para dar y si no da es porque seguramente no hay .  Por que la idea de que tiene que ser un estado permanente, algo que       se gana como la sortija de la calesita ? y no pensar que cuando se encuentra o se siente la tarea es construir ?
Es amor y punto, no es algo inalterable y seguro, nada es seguro , todo es pasible de cambio y de deterioro y lo que es peor tenemos gran responsabilidad en esos cambios .

Puede gustarme o no  y puedo  dejarlo pasar si no cumple con las expectativas o cambiarlo por otro que considere mejor , pero pretender que sea perfecto es un gran error , porque nuestra idea de la perfeccion seguro , segurísimo que es distinta a la de cualquier  otro... que seguro pretende un amor perfecto !





2 comentarios:

María Angélica dijo...

Es tan cierto esto que decís de la idea de perfección; es tan particular, que generalizarla es un imposible. Sentir, construir y compartir sería la clave para el amor humano, ¿no? Un abrazo.

nadasepierde dijo...

Y si, la tendencia es andar por ahi con altos ideales y expectativas, en lo que respecta al otro... con nosotros, somos mucho menos severos. ;)

Hay que aprender. Todo en la vida es aprendizaje.
Besos